El plástico es un problema global. También es una oportunidad global.

Las nuevas tecnologías y los enfoques podrían transformar residuos plásticos de un problema en una gran oportunidad.

Plástico: el material más versátil y ubicuo, es difícil imaginar la vida sin él. A pesar del crecimiento que ha tenido durante décadas, ya no se puede ignorar el detrimento causado a la sociedad y al medio ambiente por su abundancia. Con 13,000 piezas de basura plástica encontradas en cada kilómetro cuadrado del océano, y la fabricación de cuatro botellas plásticas que producen un nivel de emisión de gases de efecto invernadero equivalente a viajar una milla en un auto mediano de gasolina, nunca ha habido un momento más apremiante para reinventar los tradicionalmente lineales modos de producción.

AntoineFrérot, CEO de Veolia, observa el fuerte aumento en la producción de plástico durante el último medio siglo, de 15 millones de toneladas durante la década de 1960 a 311 millones de toneladas en 2014. Se espera que esta cifra se triplique para 2050, cuando la producción de plástico represente el 20% del consumo mundial anual de petróleo.

La Fundación Ellen MacArthur estima que los costos derivados de los plásticos de un solo uso, junto con los de los gases de efecto invernadero emitidos durante la producción, ascienden a $40 mil millones de dolares. Esta cifra asombrosa supera el fondo de ganancias de la industria del plástico actual y refuerza aún más los argumentos por los cuales se debe frenar la producción y el consumo de plástico actual. Simplemente ya no tiene sentido financiero, social o ambiental.

A medida que el movimiento global para proteger el planeta contra la espiral de producción de plástico continúa ganando impulso y las industrias responsables de su producción enfrentan nuevos niveles de escrutinio, ha surgido una nueva oportunidad de negocios para los plásticos, tanto para crear valor como para impulsar prácticas más sostenibles simultáneamente.

El plástico como materia prima

Con esta nueva oportunidad para los plásticos, ¿podría el plástico convertirse en su propia solución? Si la piedra angular del pensamiento de la economía circular se aplica a los plásticos; si el crecimiento económico se desacopla del uso limitado de los recursos naturales; y si se encuentran nuevas formas de reutilizar productos de plástico ya existentes, la versatilidad del plástico puede abarcar nuevas alturas, crear un nuevo valor para las empresas y proteger el futuro de nuestro planeta.

Si las medidas reglamentarias y voluntarias que dan prioridad al reciclaje y la recuperación también pueden alinearse con la innovación sostenible y los nuevos avances tecnológicos, la necesidad global de plástico virgen podría reducirse drásticamente. Por ejemplo, en la actualidad, el tratamiento, reciclaje y recolección de envases de plástico varía según el tipo de plástico en cuestión. Esto hace que la acción apropiada no sea clara y desincentiva las prácticas correctas de recuperación de recursos. Como algunos sugieren, una estandarización global de los tipos de envases de plástico puede ser una solución a este problema. Esto podría realizarse a través de una fusión de la colaboración del sector público para crear políticas efectivas, junto con los estándares de la industria autorregulados, lo que se traduce en mejores tasas de reciclaje y una recuperación más sencilla de los recursos.

El Compromiso Global de la Nueva Economía de los Plásticos fue anunciado por la ONU para el Medio Ambiente y la Fundación Ellen McArthur en octubre de 2018 y cuenta con más de 290 signatarios. El compromiso muestra que muchos actores públicos y privados importantes abogan ahora por un modelo de economía circular que cierre el ciclo de producción de plásticos y fomente la reutilización innovadora. La opinión de estas organizaciones es que con las condiciones correctas de los límites normativos y de políticas, los incentivos y las señales de precios, la mejora de las consecuencias ambientales y el aumento del crecimiento económico se pueden lograr al mismo tiempo.

Al cerrar el ciclo, los plásticos ya no se clasificarían como residuos. En su lugar, actuarían como una fuente clave de valor, entrando y reingresando a la cadena de valor como insumos técnicos y biológicos. Esta solución de ciclo cerrado ha comenzado a ganar impulso a medida que las empresas se dan cuenta del tamaño potencial del premio sobre la mesa, ahora que existe la tecnología para permitir el uso del plástico como materia prima en la producción futura de plásticos.

Innovación tecnológica impulsando el cambio.

La era en la que estamos entrando, conocida como la Cuarta Revolución Industrial, se define en gran medida por el rápido desarrollo de las capacidades tecnológicas. El Foro Económico Mundial y la Estrategia de Accenture han identificado tres tipos de tecnologías que apoyan la transición a una economía circular, que abarca los reinos digital, físico y biológico. La innovación sostenible debe estar en el corazón del desarrollo de las capacidades tecnológicas que están alterando fundamentalmente el mundo en el que vivimos. Un motor de innovación de plásticos sustentable ya está dando vida, y muchas compañías pioneras como BanyanNation, Evian&Loop Industries, Bureo y Perpetual Global utilizan estas tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial para liderar la carga en la creación de una nueva realidad de plásticos sin desperdicios.

BanyanNation, una de las primeras empresas de reciclaje de plástico verticalmente integradas de la India y ganadora del Premio Circulars’sChoice en 2018, desarrolló una tecnología pionera capaz de convertir los desechos de plástico post-consumo y postindustriales recolectados en gránulos reciclados de alta calidad, conocidos como BetterPlastic™. Estos gránulos son comparables en calidad y rendimiento al plástico virgen. La galardonada plataforma de inteligencia de datos de Banyan integra miles de recicladores informales en su cadena de suministro, brindando seguridad en el trabajo y mejores medios de vida, además de ayudar a las ciudades a gestionar sus desechos de manera más efectiva.

En un movimiento igualmente innovador, Perpetual ha desarrollado y lanzado al mercado un proceso tecnológico sostenible y rentable que transforma las botellas de PET post-consumo en un poliéster sostenible de alta calidad utilizado para fabricar nuevas botellas, películas de embalaje y textiles. Este éster puede reemplazar directamente a otros ésteres que tienen una mayor huella de carbono.

El gigante del agua Evian, en sociedad con la innovadora empresa tecnológica Loop Industries, se ha comprometido públicamente a que todas sus botellas de agua se fabricarán con plástico reciclado para el año 2025. Loop Industries ha desarrollado una solución tecnológica que permite la creación de resina plástica de alta calidad para las botellas de Evian sin hacer más plástico. La tecnología de Loop Industries utiliza un catalizador que puede separar el plástico PET en sus monómeros individuales sin calor ni presión. Estos monómeros se pueden volver a moldear en resina plástica y posteriormente filtrar las impurezas, creando una resina plástica PET de calidad virgen a escala.

Cuando se defiende el uso reducido de recursos y el aumento de las ganancias económicas, el uso del plástico como materia prima tiene la capacidad de un cambio transformador. Actores inspiradores, como Bureo, ya han comenzado a mostrar el valor del plástico como materia prima. Por ejemplo, los materiales «Netplus» de Bureo, hechos de redes de pesca desechadas, se están incorporando a las cadenas de suministro de empresas líderes en la industria como Patagonia, y en la «Colección Untangled» de las gafas de sol Costa. Desde 2013, se han recolectado más de 185,000 kg de materiales de Netplus en las comunidades costeras chilenas participantes. Sin Bureo, es probable que estos materiales hayan terminado su vida en el océano.

Escala para el futuro

Negocios inspiradores como estos son capaces de escalar y cambios ambientales positivos significativos para proteger al planeta de daños mayores. Estas compañías han proporcionado una plataforma donde mostrar sus soluciones pragmáticas, y las oportunidades económicas y comerciales listas para ser capturadas por todos los que apuntan hacia operaciones y productos más circulares. El mensaje es claro: la tecnología ya existe para resolver el problema del plástico como lo conocemos, convirtiéndolo en una nueva y valiosa oportunidad de negocio.

Nunca ha habido un momento mejor y más importante para abrazar por completo los desarrollos tecnológicos permitidos por la Cuarta Revolución Industrial: convertir nuestro problema actual con el plástico en nuevas oportunidades, al mismo tiempo que protege nuestro planeta. Es hora de ver el valor en todo el plástico y comenzar a ver el plástico usado no como un producto de desecho, sino como un nuevo recurso en bruto con infinitas posibilidades.

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com